Dr. Joan Ferrés

Cuenta con numerosas publicaciones entre las que se cuentan: Vídeo y educación (Laia, 1988; Paidós 1992), Televisión subliminal. Socialización mediante comunicaciones inadvertidas (Paidós, 1996), Educar en una cultura del espectáculo (Paidós, 2000).



II Seminario Internacional de Modelos de Radio y Televisión Educativa y Cultural

Virtual Educa 2005

21 de junio de 2005

MESA 1

TELEVISIÓN Y EDUCACION

VIDEOCONFERENCIA

LA TELEVISIÓN EDUCATIVA EN EL MARCO DE LA

CONVERGENCIA TECNOLÓGICA


Joan Ferrés i Prats de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, España, participó con la videoconferencia “La Televisión Educativa en el marco de la Convergencia Tecnológica”.

CONVERGENCIA TECNOLÓGICA-EXPRESIVA

La convergencia tecnológica debe ir acompañada de convergencia expresiva, así lo expresó Joan Ferrés al participar a través de una videoconferencia en el II Seminario. Con frecuencia los profesionales de la comunicación audiovisual educativa y cultural “estamos utilizando un medio al que le corresponde una manera de procesar las informaciones, y las estamos procesando mediante códigos que corresponden a otro medio, en otras palabras, estamos utilizando lo audiovisual como soporte pero no lo audiovisual como forma de comunicación diferenciada. En el fondo, estamos haciendo lo que yo denomino “Conferencias ilustradas con imágenes y amenizadas con música de fondo”, el medio es audiovisual pero la forma de comunicación es verbal o verbalista” y añadió, en el fondo lo que ocurre es que las imágenes y las músicas de fondo acaban devorando el valor comunicativo de las palabras.

Convergencia de intereses

Ferrés considera que la televisión educativa no logra despertar emociones en el receptor para atrapar los contenidos que se les quiere hacer llegar. A diferencia la televisión comercial tiene una formula mucho mejor, ofrece al receptor aquello que le interesa y entonces capta la atención.

“Yo creo que todos los que nos dedicamos a la comunicación educativa, tanto en el aula como a través de lo audiovisual, tenemos experiencia en la falta de interés de los receptores, tanto de los estudiantes en el aula como de los espectadores y espectadoras ante la pantalla, porque lo que les decimos no es lo que quisieran oír, no es lo que les interesa. Es el problema de la educación como conflicto, como divergencia entre las necesidades de la institución y los intereses de los destinatarios”, mencionó Ferrés.

Emoción y recepción

Con frecuencia decimos o pensamos que el problema de esta ineficacia, esta falta de interés por los contenidos educativos y culturales, es debido a que la mayoría de la gente se mueve sólo por emociones y que son muy pocos los que se mueven por ideas, son pocos los que se interesan por las ideas y la mayoría se preocupan sólo por las emociones. Esto que podría parecer cierto yo creo que es absolutamente falso –dice Ferrés- y hoy día los neurobiólogos ponen de manifiesto la falsedad de este postulado. Algunos como Humberto Muturana dice “no es la razón lo que nos lleva a la acción, sino la emoción”.

El error de los comunicadores en el ámbito educativo y cultural, es que damos por supuesto que aquello que nos interesa a nosotros le va ha interesar a los receptores y no somos muy capaces de conectar lo que es de interés a la institución, el contenido que tenemos que comunicar, con los deseos de los receptores. Esa capacidad de transformar los deseos del receptor en contenidos es lo que me parece, continua Ferrés, que resulta en ejemplo extraordinario por parte de los publicitarios sobre como seríamos más eficaces en la comunicación, convergencia de intereses, capacidad de convertir unos intereses en otros.

Convergencia entre razón y emoción

Los comunicadores en el ámbito educativo y cultural consiguen muchas veces que los contenidos no sean degradados pero si sean, no asumidos por su incapacidad de atrapar a la audiencia, así lo considera Joan Ferrés, y agregó que los medios de masa tienen la captación de audiencia como una necesidad, pero los comunicadores en el ámbito educativo y cultural tienen a la audiencia como una obligación. En una sociedad donde la enseñanza es obligatoria para todos, debería haber una auténtica obsesión por la audiencia, por llegar a todos, por evitar el fracaso escolar, por ser eficaces sobre todo con aquellos que más dificultad tienen y por tanto la única manera es adecuarse a la sensibilidad, del receptor, y manejar adecuadamente sus emociones.

En televisión educativa no será validad una emoción que no conecte con el receptor, es imprescindible utilizar emociones que movilicen al receptor y por tanto que conecten con él. Es imprescindible utilizar una emoción que desencadene el pensamiento de utilizar la emoción como la chispa que enciende el fuego del pensamiento.

“Educar significa sacar de adentro y sólo conseguiremos sacar de adentro si somos capaces de penetrar. Yo creo que por eso a veces los medios de masas son más educadores para bien o para mal pero más educadores que los profesionales de la educación porque ellos son capaces de penetrar y a partir de ahí sacan, no siempre lo positivo pero son capaces de educar”, concluyó Ferrés.


0 Comments:

Post a Comment

<< Home